Consejos

Sensibilidad insulínica ¿cómo el ejercicio la mejora?

Sensibilidad-insulinica-como-el-ejercicio-la-mejora

Hace ya tiempo que se ha demostrado que las personas con test de tolerancia a la glucosa alterado al realizar ejercicio, ya sea de corta o larga duración han logrado mejorar la sensibilidad insulínica (sensibilidad a la insulina).

Diferencias entre la sensibilidad insulínica y la resistencia a la insulina

La sensibilidad insulínica es la respuesta normal de los tejidos a su acción en tanto que la resistencia a la insulina es la respuesta biológica disminuida en los tejidos blancos, principalmente músculo, hígado y grasa a los efectos biológicos de esta hormona.

Esta última condición es sinónimo de intolerancia a la glucosa y los tres conceptos se relacionan entre sí, en un complejo mapa metabólico llamado Síndrome Metabólico.

Rol del ejercicio

El ejercicio de corta duración y alta intensidad o el de larga duración y baja intensidad mostraron que los efectos en la mejora de la sensibilidad insulínica se atribuyen a la estimulación que estas modalidades de ejercicios tiene sobre los transportadores de glucosa, llamados GLUT4, activados principalmente por las leves disminuciones de los depósitos de glucógeno muscular y por los aumentos de la irrigación o capilaridad en las fibras musculares.

Estos beneficios en la regulación de la glucosa pueden ser observados a las pocas semanas de comenzar un plan de ejercicios.

Beneficios de la actividad física

Los efectos mencionados más arriba se obtienen en diferentes razas, en diferentes edades y son debido a:

  • La expresión aumentada de los GLUT4
  • Aumentos de la producción de oxido nítrico de los capilares ligados al tejido muscular
  • Una disminución de hormonas relacionadas con la estimulación de la producción hepática de glucosa y con la disminución de lípidos circulantes

En los ejercicios de sobrecarga (mayor intensidad), se pueden ver efectos más rápidos ya que este tipo de entrenamiento induce un aumento de la masa muscular y en este proceso está involucrado en aumento de los depósitos de glucógeno muscular. (Devlin, Fenicchia, Praet, Dela y col.).

Conclusión

Sin importar el tipo de entrenamiento que quieras realizar, es necesario que te pongas en acción lo antes posible si estás comenzando a tener problemas en la sensibilidad insulínica ya que los resultados a largo plazo pueden terminar en una diabetes tipo 2. Ese ejercicio deberá ser dosificado en base a tu estado físico y guiado por gente especializada en esta problemática.

Espero que el articulo te haya servido y si estás con dudas de como entrenar o tienes alguna consulta sobre entrenamiento para prevenir y/o tratar las enfermedades metabólicas, comunícate con nosotros para que podamos ayudarte.

Nicolas Vigario

Prof. de Educación Física / Especialista en Acondicionamiento Físico y Rehabilitación Metabólica / Fundador de Bs As Personal Trainer
<< Ver más consejos sobre Rehabilitación Metabólica

Artículos relacionados

Inactividad física: la causa de las enfermedades crónicas

Inactividad física: la causa de las enfermedades crónicas

La inactividad física es la principal causa de las enfermedades crónicas modernas, es decir, de diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemias, riesgo cardiovascular, osteoporosis, obesidad y hasta de diferentes tipos de cáncer.
El ejercicio, individualmente dosificado, logra grandes avances en la prevención o terapia de muchas de estas enfermedades.

leer más
Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Las disfunciones mitocondriales generan una acumulación de grasa y azúcar en el organismo que pueden ser muy peligrosas debido a que te pueden generar enfermedades metabólicas. La solución: el ejercicio localizado de fuerza ya que éste aumenta la capacidad funcional del sistema cardiovascular, respiratorio, del metabolismo muscular y por ende de la capacidad de trabajo.

leer más