Consejos

Diabetes mellitus tipo 2: ejercicio y riesgo de padecerla

Diabetes-mellitus-2-ejercicio-y-riesgo-de-padecerla

En 1976 ya se había observado que las tasas de incidencia de diabetes mellitus disminuyen conforme aumenta el total de kilocalorías gastadas por semana, según el estilo de vida.
También desciende entre aquellos individuos que elevan menos el peso con la edad producto de la actividad física o ejercicio programado.

Mejor estar activo

Se especula que las personas activas que lograron mantener mejor su peso corporal conservaron el efecto de protección aunque tuvieran más riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 ya sea por razones genéticas u otras causas predisponentes.

Esto fue demostrado por Heimrich a través de un trabajo que consistió en un seguimiento de 14 años a 6.000 estudiantes de la Universidad de Pensylvania (American College of Sports Medicine, 2000).

Inconvenientes

El inconveniente que se suele existir es que las personas sedentarias y obesas presentan dispares grados de motivación para ocupar el ocio con actividad física, transformando ese estado de ánimo en un serio problema para mantener un programa de ejercicios en el tiempo dificultándose mucho poder hacer un tratamiento de esta enfermedad crónica.

¿Qué puedes hacer?

Los tipos de actividad física preferentemente identificados por sus efectos beneficiosos sobre la diabetes mellitus son aquellos que permiten controlar la intensidad, maximizar el gasto de energía, involucran grandes masas corporales y pueden ser sostenidos en forma rítmica (cíclica) logrando una duración pertinente al metabolismo aeróbico.

También se han estudiados los beneficios de circuitos con sobrecargas, pesas, tensores y máquinas en intensidades adecuadas, incluso en tareas localizadas.

Es así, que hacer ejercicio con pesas posee el potencial de mejorar la fuerza muscular y la resistencia aeróbica, favoreciendo la flexibilidad, la composición corporal y disminuyendo los factores de riesgo cardiovascular.

Recomendación

Si te encuentras dentro de esta población de riesgo, comienza urgente un plan de actividad física que incluya ejercicios aeróbicos y anaeróbicos ya que ambos tipos de modalidades logran influir favorablemente en la tolerancia a la glucosa y en la respuesta y sensibilidad a la insulina que son factores muy deteriorados en las personas que padecen diabetes mellitus tipo 2.

Espero que el articulo te haya servido y si estás con dudas de como entrenar o tienes alguna consulta sobre entrenamiento para prevenir y/o tratar las enfermedades metabólicas, comunícate con nosotros para que podamos ayudarte.

Nicolas Vigario

Prof. de Educación Física / Especialista en Acondicionamiento Físico y Rehabilitación Metabólica / Fundador de Bs As Personal Trainer
<< Ver más consejos sobre Rehabilitación Metabólica

Artículos relacionados

Inactividad física: la causa de las enfermedades crónicas

Inactividad física: la causa de las enfermedades crónicas

La inactividad física es la principal causa de las enfermedades crónicas modernas, es decir, de diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemias, riesgo cardiovascular, osteoporosis, obesidad y hasta de diferentes tipos de cáncer.
El ejercicio, individualmente dosificado, logra grandes avances en la prevención o terapia de muchas de estas enfermedades.

leer más
Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Las disfunciones mitocondriales generan una acumulación de grasa y azúcar en el organismo que pueden ser muy peligrosas debido a que te pueden generar enfermedades metabólicas. La solución: el ejercicio localizado de fuerza ya que éste aumenta la capacidad funcional del sistema cardiovascular, respiratorio, del metabolismo muscular y por ende de la capacidad de trabajo.

leer más
Persona sedentaria y sarcopénica: un combo súper peligroso

Persona sedentaria y sarcopénica: un combo súper peligroso

Si tu condición física es la de una persona sedentaria y sarcopénica y con algún factor de riesgo cardiovascular (típica persona mayor de edad) las ejercicios continuos y de larga duración, como caminar, correr o andar en bicicleta, no serán los adecuados para ti. La solución implica cambiar el paradigma clásico pero no es difícil.

leer más