Consejos

Inactividad física: la causa de las enfermedades crónicas

Inactividad-fisica-la-causa-de-las-enfermedades-cronicas

La inactividad física es la principal causa de las enfermedades crónicas modernas, es decir, de diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemias, riesgo cardiovascular, osteoporosis, obesidad y hasta de diferentes tipos de cáncer.

Hace más de 3 décadas que los profesionales relacionados con la salud y el ejercicio están haciendo múltiples esfuerzos para frenar estas enfermedades y no están logrando los resultados esperados.

La aparición de nuevas dietas y pirámides nutricionales, múltiples fármacos, métodos de control y disminución del peso corporal, entre otras cosas, no han podido reducir la curva de crecimiento de dichas patologías.

El ejercicio como terapia en las enfermedades crónicas

Por otro lado hay muchas evidencias científicas que demuestran la importancia del impacto de la actividad física en la prevención y terapia de las enfermedades crónicas. Estas evidencias se han obtenido al comparar seres vivos con buena condición física con los de mala condición física y también en sujetos enfermos que pueden revertir su condición fisiopatológica cuando son sometidos a un programa de ejercicio físico.

La base de este cambio que provoca el ejercicio físico está centrada en los múltiples fenómenos de adaptación celular y molecular que experimenta el músculo esquelético con el ejercicio.

Sabemos bien que el ejercicio, ya sea aeróbico o anaeróbico, es capaz de promover la biogénesis mitocondrial, un importante proceso que guarda relación con fenómenos metabólicos que incrementan la capacidad oxidativa de los sustratos que diariamente ingerimos (hidratos de carbono, grasas o proteínas) o movilizamos de nuestras reservas.

Podemos decir que existe demasiada bibliografía que demuestra que la actividad física juega un rol no solo preventivo sino terapéutico en una serie de alteraciones osteo-musculares, cardio-vasculares y metabólicas.

Hay evidencias que demuestran que sujetos pre-diabéticos sometidos a ejercicio físico reducen en un 60% las posibilidades de tener diabetes tipo 2. En sujetos con diabetes tipo 2, cuando son sometidos a ejercicio físico da paso a una reducción en el consumo de fármacos hipoglucemiantes. También es útil agregar que este efecto del ejercicio es más potente que el efecto que puede llegar a tener una dieta no acompañada por ejercicio físico.

Conclusión

De todo lo anterior podemos concluir que el ejercicio, individualmente dosificado, logra grandes avances en la prevención o terapia de muchas de las enfermedades crónicas modernas.

Por ende si estás padeciendo alguna de estas patologías crónicas y la inactividad física es parte de tu vida, quizás sea hora de cambiar tus hábitos y probar hacer ejercicio acorde a tu enfermedad.

Espero que el articulo te haya servido y si estás con dudas de como entrenar o tienes alguna consulta sobre entrenamiento para prevenir y/o tratar las enfermedades metabólicas, comunícate con nosotros para que podamos ayudarte.

Nicolas Vigario

Prof. de Educación Física / Especialista en Acondicionamiento Físico y Rehabilitación Metabólica / Fundador de Bs As Personal Trainer
<< Ver más consejos sobre Rehabilitación Metabólica

Artículos relacionados

Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Ejercicio localizado: la solución al Síndrome Metabólico

Las disfunciones mitocondriales generan una acumulación de grasa y azúcar en el organismo que pueden ser muy peligrosas debido a que te pueden generar enfermedades metabólicas. La solución: el ejercicio localizado de fuerza ya que éste aumenta la capacidad funcional del sistema cardiovascular, respiratorio, del metabolismo muscular y por ende de la capacidad de trabajo.

leer más
Persona sedentaria y sarcopénica: un combo súper peligroso

Persona sedentaria y sarcopénica: un combo súper peligroso

Si tu condición física es la de una persona sedentaria y sarcopénica y con algún factor de riesgo cardiovascular (típica persona mayor de edad) las ejercicios continuos y de larga duración, como caminar, correr o andar en bicicleta, no serán los adecuados para ti. La solución implica cambiar el paradigma clásico pero no es difícil.

leer más